Posteado por: sinopacidad | enero 14, 2009

Nada obliga a los diputados poblanos a comprobar gastos, reconoce el Congreso

Ernesto Aroche Aguilar

 

Gastaron más de un millón de pesos en viajes, pues contaron con un presupuesto de ese tamaño, salieron de gira y a reuniones en otros estados del país e incluso a otras naciones, pero nada obliga a los diputados locales a entregar comprobantes del manejo de los recursos, extraídos del erario, que se les entrega para cada periplo realizado.

 Esa fue la respuesta que ofreció la Unidad de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Congreso del estado a una solicitud de información:

 

“Respecto a los comprobantes de gasto, el numeral 5 relativo a pasajes, sección II, párrafo sexto, del apartado I de Disposiciones Generales de la Normatividad para el Trámite de pasajes y viáticos del Congreso del Estado, únicamente señala que para la comprobación, bastará el Oficio de Comisión y el Recibo Oficial por los recursos recibidos”.

 

Ni facturas, ni boletos, ni algún otro comprobante de gastos están obligados a presentar los legisladores, sin importar si el destino del viaje es nacional o internacional como sucedió en el caso de los tres diputados que si cruzaron la frontera a costa del erario público.

 

Tampoco es obligación presentar informe de actividades, agenda de viaje ni cartas de invitación para justificar las salidas, como lo reconoce la unidad responsable –a cargo de Alexandra Herrera Corona, también comisionada suplente de la Comisión de Acceso a la Información Pública— en la respuesta emitida.

 

“Sobre informes presentados, cartas de invitación y agenda del viaje, le informo que dichos datos no se encuentran documentados, ni existe una obligatoriedad por parte de los diputados de generarlos, por lo que no constituyen información pública”

 

Así, resulta imposible a la ciudadanía conocer no sólo el manejo de los recursos, sino las razones o motivos que funden las salidas de los legisladores, y por ende los resultados logrados.

 

El caso Marín

 

El viernes ocho de febrero de 2008 Enrique Torres Marín, diputado de Tepexi y Joel Jaime Hernández Ruiz, representante legislativo de Chiautla de Tapia, ambos municipios enclavados en la mixteca poblana, salieron hacía San Antonio Texas.

 

El motivo del viaje, según un documento que entregó la UTAIP, era “atender asuntos migratorios” pues el primero de los legisladores es el presidente de la comisión de Migración en el Congreso.

 

Allá, los dos legisladores que esperaban “conocer la situación laboral de los migrantes poblanos avecindados en esa urbe de la Unión Americana y establecer convenios de colaboración que generen el desarrollo social de nuestro estado” (sic) sólo se sumaron a la comitiva que acompañó al gobernador de Puebla, Mario Marín Torres –hermano por cierto del representante de Tepexi— durante su periplo por aquella ciudad.

 

Así, Enrique Marín y Jaime Hernández se sumaron al grupo integrado por el secretario de Desarrollo Rural, Alberto Jimenez Merino, el entonces titular de la oficina de Atención del Migrante Poblano, Carlos Olamendi; y con el rector de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Enrique Agüera Ibañez.

 

Los diputados, según se explica en el documento entregado, acompañaron al Ejecutivo del estado en su visita al Rodeo Internacional de San Antonio Texas, en donde se exponían diversos productos agroindustriales poblanos. Asistieron también a la firma de un convenio de colaboración entre la UAP y la Universidad de Texas, más tarde sostendrían, junto con toda la comitiva, una reunión con migrantes en la Casa de Puebla Houston.

 

Enrique Marín, aseguró al Congreso que resultado de ese periplo se obtuvieron como resultado los siguientes beneficios para la ciudadanía poblana y especial para los habitantes de Tepexi: “establecer convenios de colaboración que atraigan la inversión extranjera a nuestro estado, con la finalidad de lograr un desarrollo social favorable que genere servicios de salud y educación de excelente calidad”.

 

También se logró, según el diputado priista, “difundir, promover y emprender programas que impulsen el desarrollo del campo y artesanal, como por ejemplo, a través de ferias comerciales en las que se promuevan los productos poblanos” (sic).

 

Por último, los diputados lograron “conocer y difundir el funcionamiento de organizaciones de apoyo a migrantes, como la Casa Puebla-Houston, donde se pueden brindar diversos tipos de apoyo y asistencia a los migrantes y de las cuales a veces se carece de información”.

 

Sobra decir que hasta la fecha dichos “beneficios” para la comunidad no se observan ni se han traducido en acciones concretas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: